lunes, 25 de febrero de 2008

ESTADO, GOBIERNO Y REGIMEN




El Estado es una forma de organización social de un territorio determinado. Como está organizado socialmente, también se encuentran en él un conjunto de instituciones que regulan las normas de la sociedad y ejercen soberanía sobre el territorio del Estado.
A su vez en el Estado se encuentra un gobierno, el cual toma la conducción política o el poder político sobre la sociedad, podemos decir entonces que el gobierno no es lo mismo que el Estado, pero estos dos están vinculados por el poder; el gobierno puede ser cambiante, pero por lo general el Estado es siempre el mismo.

El gobierno debe presentar tres facetas; coordinador de las instituciones del Estado, generador de normas y leyes, y a la vez debe hacer que estas normas y leyes se cumplan en la sociedad. En Colombia, la rama ejecutiva domina la estructura de gobierno, o sea el jefe de Estado, pero muchas veces el gobierno dominante no puede ejercer el poder político de una forma autónoma; ya que las acciones del gobierno se ven límitadas por el régimen.

Pero, ¿qué es régimen? El régimen es el conjunto de normas que rigen a las instituciones. El presidente entonces al tomar decisiones no puede obrar por su propia cuenta o de una forma personalizada, sino que debe tener en cuenta al régimen; éste puede ser bueno o malo esto depende de que intereses representa verdaderamente, si representa intereses particulares de ciertas instituciones o actores de la sociedad, o si representa la sociedad en general.

Lo verdaderamente importante en un buen gobierno, es que éste régimen represente verdaderamente a la población en general, teniendo en cuenta los derechos y la dignidad de cada sector de la sociedad.
Pero aunque parezca en estos tiempos de corrupción tan increíble, el poder de cambiar el régimen está en manos de cada una de las personas de la población colombiana; con el simple hecho de cada uno dejar ese pensamiento viciado, ese pensamiento que hemos heredado de nuestros abuelos, que los que tienen el poder le hacen a las personas favores, nosotros no debemos buscar favores ellos tienen la obligación, el deber, de representar los intereses de cada uno de nosotros, ya que esos favores son pagados de nuestro propio bolsillo, y no debemos mendigar favores, sino ser actores políticos siendo veedores, exigiendo rendición de cuentas y no permitiendo que otras personas se adueñen del Estado que nos pertenece a cada uno de nosotros: el Estado de los colombianos.